18 nov. 2009

'Efecto halo'


"Para mí la religión es la mayor causa de mortalidad de la historia". Quien lo dice no es un doctor en historia. Ni siquiera un escritor de novelas ambientadas en la Edad Media.

Se trata de Rafa Nadal. Sí, el tenista.

Puede que tenga razón, pero en eso no quiero entrar. Sus declaraciones me sirven para recordar un reciente artículo de opinión de Diego A. Manrique en El País titulado: 'Del halo al anonimato':

"Estamos bajo el 'efecto halo', estudiado por los psicólogos desde principios del siglo XX: atribuimos a una persona cualidades generales a partir de su brillantez en una actividad específica [...] Obviamente, cualquier superestrella de la música, el cine o el deporte tiene derecho a pontificar sobre lo que se le ocurra, aunque seguramente sus condicionantes personales -el ambiente enrarecido en que se mueve, el tratamiento de VIP que recibe, la tendencia a cerrar los oídos ante lo que le contradiga- le alejen de la condición de observador ideal".


Y mientras a los verdaderos expertos en las diferentes áreas de conocimiento les está prácticamente vedada la aparición en los medios.

6 nov. 2009

Moebius: 'Soy un mutante'


Jean Giraud, de 71 años, es uno de los grandes del cómic en Europa. Como Giraud, es dibujante y guionista de la serie 'Blueberry'. Con la firma de Moebius, ha realizado obras tan influyentes como 'El Incal', con guión de Jodorowsky.

Hace poco estuvo en Madrid presentando 'Inside Moebius', una obra de tintes autobiográficos. Estas son las citas que me parecieron más interesantes en esa presentación, dividas en las que hablaban de su carrera y las referidas a este último libro.

Su carrera

  • "Empecé a ser consciente de mi talento a los tres o cuatro años. Para llegar a algo, se necesita empezar muy temprano".

  • "Cuando yo empecé, la ambición artística de la gente que hacía cómics era muy reducida. Creo que era una manera de protegerse. Pero es mejor salir y comenzar la 'lucha enamorada' por hacerse un hueco".

  • "Empecé a fumar marihuana con 16 años como una herramiento de trabajo, para crear. Con ese punto de vista no se puede considerar droga, que es cuando se toma por placer, para evadirse. Yo tenía toda la información sobre sus efectos".

  • "En 1965 tomé hongos en México. Es como el LSD pero peor. Necesité más de 10 de años en comprender aquella experiencia y transformarla en algo con sentido y con posibilidades de expresión. Todo el trabajo de Moebius, lo relacionado con el sueño, lo mágico, viene de esa experiencia de sólo unas seis horas pero que tardé mucho en transformarla en algo que se pudiera expresar".

  • "Tengo una posición importante [en el mundo del cómic] no porque dibuje bien sino porque estuve en el momento en el que comenzó la modernidad de nuestro mundo en los años 60. Estaba en el viejo mundo -Jean Giraud- y pasé al nuevo mundo -Moebius-. Soy un símbolo del cambio. Soy un mutante. Y eso no es un privilegio. En el fondo, soy una víctima".

  • "Crear puede ser terapéutico pero hay que hacerlo sin intención, sin buscarlo".

  • "Trabajé un año con Jodorowsky en el 'storyboard' de 'Dune'. Pero es mejor que al final su proyecto no saliera adelante [finalmente la película la dirigió David Lynch] porque era de una ambición desmesurada. Quería hacer una película de ocho horas. De la frustración de aquello nació 'El Incal', que creo que abrió una nueva era en el cómic".

  • Sobre la película Blueberry (2004), de Jan Kounen: "No me siento traicionado. Hablé mucho con Jan y le di toda la libertad. Es una película interesante, culta, pero irregular. Quizá no tiene todo lo que se merece el personaje pero es interesante".


Inside Moebius
  • "Empecé la historia con Isabella [su mujer]. Quería sacar al 'diablo' que llevaba dentro, hacer algo metafísico. Comencé el trabajo en 1999 y lo terminé hace tres meses. De día trabajaba en Blueberry y por las noches en 'Inside', en mi cuaderno".

  • "Paré de fumar marihuana durante la escritura de los libros. Durante las primeras cinco o seis páginas aún fumaba, por eso son tan raras [risas]. Pero lo importante no es eso. La idea principal era establecer un diálogo conmigo mismo y con el dibujo".

  • "Dibujé de manera rápida, con mucha improvisación, sin lápiz. Podía dibujar dos o tres páginas en dos horas. Me lleva una semana hacer esa cantidad de páginas en los otros cómics".

  • "Con esa herramienta [el dibujo rápido] empecé a hablar de mí mismo y vinieron mis personajes y mis problemas con mis personajes". Sobre la portada [aparecé su personaje asesinado por el Mayor]: "Es una metáfora de los personajes que quieren liberarse de la tiranía del autor".

  • "Descubrí un nuevo personaje: yo mismo. Y ahora es mi preferido [risas]. Lo dibujo con gran facilidad. Me gustar burlarme de mí mismo y colocarme esa nariz cada vez más grande. Ahora que he terminado 'Inside' puede que haga más libros con mi personaje. Me ha gustado mucho la experiencia".

  • "En el libro vuelo y luego caigo. Soy el único personaje que vuela, como Superman. No es gratuito. Es un sueño reiterativo en mí. Algo que hago cada día: intentar elevarme para luego caer siempre. Intento volar y dibujar como Leonardo y luego caigo como Moebius".

  • "En 'Inside Moebius' metí a seis personajes principales. No introduje a John Difool [El Incal] porque es un personaje de Jodorowsky, no mío. Para meter a Difool habría tenido que meter en el libro también a Jodorowsky, que lo hubiera destrozado todo. Él mismo me enseñó que hay que saber dicer que no".

2 nov. 2009

Totoro, imprescindible


Si estáis por Madrid, no podéis perder la oportunidad de ver una joya maestra del cine de animación: Mi vecino Totoro.

El autor es Hayao Miyazaki, un genio que se hizo famoso en todo el mundo por el Oscar a El viaje de Chihiro, una película que amo y de esas pocas que visito de vez en cuando. Aunque la verdad es que Miyazaki ya estuvo detrás de algunos de grandes mitos de la infancia de los que ahora rondamos la treintena, ya que participó en Marco, Heidi y dirigió varios episodios de la serie de Sherlock Holmes perruna.

Totoro se estrena en los cines españoles -algunos hablan de reestreno pero es que nunca llegó a la cartelera- 20 años después de ser creada. La película cuenta la historia de dos hermanas, Mei y Satsuki, que se mudan a una casa en el campo y descubren a un espíritu que habita en el bosque.

No hay grandes aventuras. La película es como el delicioso transcurrir tranquilo de un arroyo. Y te va atrapando. Te traslada al aprendizaje infantil, a ese momento de nuestras vidas en que los hechos más cotidianos y, en teoría, intrascendentes se convertían en lo más maravilloso del mundo.

Si queréis saber más sobre la película y Miyazaki, leed este artículo. Está muy bien.

Totoro también es la película fetiche de John Lasseter, ese hombre que ha salvado a Disney con Pixar. Adoro las películas de uno y otro. Aunque si las de Pixar tienen continuos guiños al público adulto, a las de Miyazaki no les hace falta.

Aquí os dejo con mi escena favorita de 'Mi vecino Totoro'. Prácticamente muda.

Etiquetas

Arte (3) Astronomía (5) Blogs (2) cine (14) Colegas (2) Cómics (15) Consumo (1) Cuentos (22) Economía (3) Fotografía (17) Frikadas (30) Gastronomía (1) Internet (13) Juegos de mesa (1) Letras (1) Leyendas (3) literatura (36) Madrid (2) medios (7) Mitología (2) Música (62) Palabras (4) periodismo (9) Poesía (2) Política (3) Teatro (2) Viajes (21) Vida (73) Videojuegos (8) Wii (2)

Suscriptores

Seguidores