30 jul. 2008

La leyenda de Felipe en Arribes


Arribes del Duero es un parque natural fronterizo con Portugal situado a orillas del río que le da su nombre.

Allí pasamos el pasado fin de semana E. y una pareja de buenos amigos.

Uno de los lugares más bonitos que visitamos fue el mirador del Picón de Felipe, que se encuentra a gran altura sobre el río y tiene unas vistas espectaculares, aderezadas con el vuelo de los imponente buitres leonados.

Como tantos otros lugares, este mirador tiene su propia leyenda.

Felipe era un joven del cercano pueblo de Aldeávila que un día se enamoró de una chica portuguesa que vivía a la otra orilla del río. Por aquel entonces, las aguas del Duero eran un animal salvaje imposible de domar, ya que aún no había sido construida la presa que ahora las adormece.

Felipe buscó la roca más alta que encontró a orillas del río y dedicó todos sus esfuerzos a derribarla para convertirla en un puente que le permitiera cruzar el Duero. Aún hoy se pueden ver las huellas del joven en la roca, convertida ahora en el mirador más bonito de Arribes del Duero.

3 comentarios:

Lamardestrellas dijo...

¡Anda! Pues cuando yo estuve por allí nadie me contó esa bonita historia...

BlowUp dijo...

A mi me pareció más interesante la leyenda del Felipe que subió al Picón en chanclas, jaja

Jose dijo...

Hola, lamar!

A nosotros nos la contaron en un paseo en barco que hicimos y luego la vimos también en una placa en el mirador. Que tengas buenas vacaciones!


La leyenda del Felipe que llegó en chanclas también es buena, la verdad, jejeje. Lo mejor es que no se hizo ni una sola herida...

Etiquetas

Arte (3) Astronomía (5) Blogs (2) cine (14) Colegas (2) Cómics (15) Consumo (1) Cuentos (22) Economía (3) Fotografía (17) Frikadas (30) Gastronomía (1) Internet (13) Juegos de mesa (1) Letras (1) Leyendas (3) literatura (36) Madrid (2) medios (7) Mitología (2) Música (62) Palabras (4) periodismo (9) Poesía (2) Política (3) Teatro (2) Viajes (21) Vida (73) Videojuegos (8) Wii (2)

Suscriptores

Seguidores